Su Pedido está actualmente vacío.
Rosa Mosqueta

Tags >> Aceite Rosa Mosqueta manchas de la cara

El Aceite de Rosa Mosqueta tiene grandes propiedades hidratantes y regenerativas en la piel, pero debemos tener ciertos cuidados a la hora de aplicárnoslo, ya que es un aceite fotosensible debido a su alto contenido en vitamina A (retinol) y como tal puede provocar manchas en la piel. En esta entrada vamos a explicar qué es un aceite fotosensible y cuáles son los que podemos encontrar con esta propiedad.

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, con  'fotosensible' nos referimos a algo que es sensible a la luz. Normalmente utilizamos este adjetivo para referirnos a aceites que reaccionan ante la luz solar.

Lo que provocan los aceites fotosensibles es la aparición de antiestéticas manchas oscurecidas en la piel. Aunque esto sólo ocurre si se aplica una gran cantidad de aceite durante las horas de más sol, es mejor prevenir y aplicar sólo este tipo de aceites en zonas a las que no le llegue el impacto solar o durante la noche.

En cambio, si mezclamos cualquiera cualquiera de los aceites fotosensibles con nuestra crema hidratante habitual, no tenemos que tener miedo de la aparición de posibles manchas ya que está en concentraciones más pequeñas.

Además del Aceite de Rosa Mosqueta existen otros aceites fotosensibles que podemos encontrar en el mercado y con los que tenemos que tener un poco más de cuidado:


El Aceite de Rosa Mosqueta es un verdadero milagro para la piel, ya que tiene una serie de propiedades que lo hacen realmente maravilloso a la hora de cuidarnos. 

Características del Aceite de Rosa Mosqueta

Entre sus características destacamos: 

 Alta propiedad hidratante, por lo que es muy beneficiosa para pieles secas o maduras.

 Alta propiedad regenerativa, ya que ayuda a la piel a regenerarse poco a poco. Esto provoca que sea muy utilizada en tratamientos cutáneos en los que la piel sufre en exceso.

 Contenido en Vitamina E, que actúa como antioxidante de la piel.

 Al ser completamente natural y sin aditivos (como lo es el de Andes Pharma), no provoca reacciones en las pieles más sensibles por lo que puede ser utilizado sin problemas.

Por todas estas características, el Aceite de Rosa Mosqueta está comenzando a ser muy utilizado en campos de la medicina como la dermatología, la medicina quirúgica o la medicina estética. Estos médicos especialistas utilizan y recomiendan que el Aceite de Rosa Mosqueta sea 100% natural y de primera presión en frío, como el que encuentras en Andes Pharma, para poder garantizar que los resultados sean realmente buenos. 

 

¿Para qué sirve el Aceite de Rosa Mosqueta?

A lo largo de las últimas semanas hemos ido tratando una serie de usos del Aceite de Rosa Mosqueta y ahora vamos a recopilarlos a continuación, junto con los enlaces a dichas entradas para ampliar información.

 Tratamiento de quemaduras. El Aceite de Rosa Mosqueta tiene una alta capacidad de hidratación en la zona a tratar, además de acelerar el ritmo de la regeneración celular, devolviendo la elasticidad y tersura de la zona afectada. [más info aquí]

 After sun natural. Derivado del uso anterior, sus propiedades hidratantes ayudan a calmar la piel quemada por el sol. [más info aquí]

 Tratamiento de estrías. El Aceite de Rosa Mosqueta, debido a sus propiedades altamente hidratantes y regeneradoras de la piel, hace que sea realmente efectivo en la atenuación y eliminación de las estrías. [más info aquí]

 Cuidado de la piel de las embarazadas. La piel de las embarazadas sufre unos procesos de estiramiento muy bruscos, por lo que es muy recomendable que utilicen Aceite de Rosa Mosqueta para evitar la aparición de estrías. [más info aquí]

 Atenuación de arrugas. El Aceite de Rosa Mosqueta es especialmente bueno para las personas que están empezando a tener las primeras arrugas debido a que ayuda a la piel a regenerarse más rápidamente. Además, también es beneficioso para aquellas personas que ya tienen arrugas puesto que las atenúa e hidrata en profundidad. [más info aquí]

 Atenuación de cicatrices. Las cicatrices pueden atenuarse mucho más rápidamente e incluso eliminarse con el uso continuado de Aceite de Rosa Mosqueta. [más info aquí]

 Tratamiento de Dermatitis Atópica. La hidratación es fundamental en esta enfermedad, ya que al mantener la piel hidratada, la capa córnea de la piel se encontrará en condiciones óptimas y mejorará la dolencia. [más info aquí]

 Tratamiento del Vitíligo. El Aceite de Rosa Mosqueta es uno de los tratamientos más efectivos contra la enfermedad del vitíligo. [más info aquí]

 Tratamiento de la Rosácea. La rosácea es una enfermedad cutánea que provoca picores y enrojecimiento de la piel. Por ello, el Aceite de Rosa Mosqueta 100% natural y de primera presión en frío es muy bueno para el cuidado de la piel de pacientes de rosácea. [más info aquí]

 Mejora el estado de los paciente de Psoriasis. El tratamiento con Aceite de Rosa Mosqueta ayuda a acelerar la normalización de la piel, gracias a las altas propiedades regenerativas e hidratantes que tiene el Aceite de Rosa Mosqueta. [más info aquí]

 Calma la piel tras la depilación y el afeitado.  El Aceite de Rosa Mosqueta aplicado tras el depilado o el afeitado, ayudará a que nuestra piel esté mucho más suave e hidratada, por lo que eliminaremos la irritación que nos hayamos podido causar. [más info aquí]

 Hidratación de las verrugas cutáneas. El Aceite de Rosa Mosqueta está muy indicado para tratar la piel tras la desaparición de las verrugas cutáneas. [más info aquí]


La rosácea es una enfermedad crónica de la piel. Los que la padecen sufren enrojecimiento, granos o espinillas, además de picores intensos. Normalmente, la zona de acción de la rosácea se limita a la zona de la cara, pero esto no es siempre así.

La rosácea es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona, de hecho en todo el mundo son más de 45 millones de personas las que la sufren. Afecta a personas de piel blanca, normalmente a personas con ascendencia europea nórdica. También son más propensas a sufrirla las mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia (es casi tres veces más común en mujeres que en hombres).

Normalmente, la rosácea suele empeorar cuando se producen alguno de estos factores externos: calor en exceso, ejercicio intenso, viento o temperaturas muy frías, estrés...


¿Cuáles son los síntomas de la rosácea?

 El principal síntoma de esta enfermedad cutánea es el enrojecimiento de la cara en la zona de las mejillas y el centro de la cara. 

 También pueden aparecer pequeñas líneas rojas y delgadas bajo la piel.

 Cuando la enfermedad se va desarrollando pueden aparecer pequeños granos rojizos, sensación de quemazón o ardor y picores intensos.


¿Cómo tratar la rosácea?

 Evita exfoliar la zona afectada o frotarla con demasiada fuerza. Las zonas con rosácea son zonas muy sensibles por lo que tendrás que tener cuidado a la hora de limpiarnos la piel. 

 Limpia tu piel con agua templada (recuerda que el calor intenso puede aumentar la enfermedad), empleando un limpiador suave y, tras el lavado, seca tu piel de forma delicada y sin frotar. 

 Si estás utilizando algún tratamiento médico para la rosácea, deja que la piel se asiente completamente tras la limpieza diaria. Espera 10 minutos y entonces podrás aplicar tu tratamiento. 

 Tras el tratamiento médico podrás utilizar un producto que haga efecto barrera entre tu piel y los agentes externos. Es recomendable que utilices un protector solar durante todos los días del año, para evitar que las radiaciones solares te perjudiquen. Busca además protectores solares que no contengan ingredientes químicos o que puedan irritar tu piel. 

 Cuida tu piel con Aceite de de Rosa Mosqueta puro de Andes Pharma, ya que es totalmente natural y sin ningún tipo de aditivo, por lo que no te provocará ninguna alergia o alteración cutánea. Además, cuidarás tu piel y la mantendrás hidratada en profundidad gracias a las propiedades altamente hidratantes y regenerantes del Aceite de Rosa Mosqueta. 

 Evita los productos de cuidado facial o cosméticos que no sean 100% naturales, porque pueden incluir ingredientes como el alcohol, el perfume, el mentol, el hammamelis o el sodium lauryl sulfate entre otros. Aunque puede ser un poco complicado encontrar productos que no los contengan, por suerte cada vez hay más personas concienciadas con la cosmética ecológica y bio.


El Aceite de Rosa Mosqueta es uno de los tratamientos más efectivos contra la enfermedad del vitíligo. Esta enfermedad la padecen entre 120 y 180 millones de personas en todo el mundo y es más frecuente en hispanos, caucásicos, africanos y americanos. Además, la mayoría de estos casos suelen presentarse antes de los 20 años.

 

¿Qué es el vitíligo?

El vitíligo es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas claras o blanquecinas, de tipo y tamaño irregular, en diferentes partes del cuerpo. Esto se debe a la pérdida de los melanocitos, que son las células que producen el pigmento de la piel (melanina). Es una enfermedad dermatológica, aunque principalmente es un problema estético que puede incluso afectar a la autoestima del que la sufre.

Por ello, al vitíligo se le conoce también como la "enfermedad de la melancolía", ya que muchas de las personas que la padecen se sienten marginados y tienen baja autoestima. Estas circunstancias las acaban sumiendo en un estado de depresión y tristeza. Estudios científicos han comprobado que esta situación de depresión acelera la enfermedad, por lo que se recomienda acudir a una ayuda profesional.

Desde la Asociación de Pacientes de Vitíligo (ASPAVIT) han realizado un decálogo para que los pacientes acepten su enfermedad y puedan vivir con ella:

1.- Asume tu enfermedad. Si lo necesitas busca apoyo psicológico.
2.- Evita el stress. Practica alguna actividad física adecuada a tu edad.
3.- Selecciona bien a tu Dermatólogo.
4.- Sigue tu tratamiento bajo prescripción médica.
5.- Evita los tratamientos milagro.
6.- No interrumpas el tratamiento. Se constante.
7.- Evita la automedicación.
8.- Sigue una alimentación sana.
9.- Consume antioxidantes (tomate, remolacha, zanahoria...).
10.- Si optas por la fototerapia, consulta con un dermatólogo especializado en fototerapia.
RECUERDA: No todos los tratamientos surten el mismo efecto en todos los pacientes.

 

¿Cuáles son las causas del vitíligo?

Las causas no se conocen completamente, ya que hay diversos estudios y diversas hipótesis. Parece ser que la aparición de la enfermedad es una mezcla de factores genéticos, inmunológicos y ambientales. Normalmente, las áreas más afectadas por la enfermedad son la cara, los codos, las rodillas, las manos y los pies.

Para diagnosticar la enfermedad, el dermatólogo realiza un examen físico del paciente, aunque se pueden encargar otras pruebas de laboratorio para descartar otras posibles enfermedades.

 

¿Cómo tratar el vitíligo?

Hace tiempo se pensaba que el vitíligo no tenía cura, pero hoy día existen varios tratamientos que pueden ayudar a mitigar la enfermedad e incluso a curarla (en casos tempranamente detectados).

Aunque no todos los tratamientos son adecuados para todas las personas, vamos a intentar hacer una recopilación de ellos. Además, es posible que un paciente deba combinar varios de ellos para conseguir un resultado efectivo.

Tratamientos médicos

 Medicamentos aplicados directamente sobre la piel.

 Medicamentos ingeribles.

 Tratamiento con rayos UVA + medicamentos.

 Tratamiento con láser.

 

Tratamientos cosméticos (combinables con los tratamientos médicos).

 Protección solar alta. Para evitar que las zonas sin melanina se quemen y la enfermedad empeore.

 Maquillaje específico. Hay marcas específicamente destinadas a cubrir las manchas producidas por la enfermedad y así mejorar la autoestima de los pacientes.

 Aceite de Rosa Mosqueta. El Aceite de Rosa Mosqueta, gracias a su alta capacidad regenerativa, ayuda a la desaparición de las manchas de la piel, sobre todo si el paciente se encuentra al principio de la enfermedad y es constante con el siguiente tratamiento: aplicar una o dos gotas de Aceite de Rosa Mosqueta sobre la zona despigmentada y masajear hasta que se extienda bien. Repetirlo dos veces al día.

 

Fuentes: www.salud.com, www.wikipedia.com, www.niams.nih.gov, www.aspavit.com

La piel sufre las inclemencias del tiempo, por lo que envejece más rápido y el cutis se apaga. Para cuidar la apariencia de la piel debemos cuidarnos tanto por dentro como por fuera, ya que así conseguiremos tener una piel más sana, bonita y luminosa.

 EL SOL: Uno de los mayores enemigos de la piel son las radiaciones ultravioletas del sol. Estas radiaciones destruyen la estructura de la piel, haciendo que se debilite y provocando la pérdida de la elasticidad. Aunque no debemos ocultarnos completamente de la acción del sol, ya que también tiene sus beneficios, sí que debemos protegernos adecuadamente utilizando cremas con factor de protección solar durante todo el año.

 LA CONTAMINACIÓN: La contaminación ambiental, sobre todo la que se produce en las ciudades, es otro factor influyente a la hora de la degradación de nuestra piel. Los gases emitidos por los vehículos flotan en el ambiente y se adhieren a la piel taponándola y ensuciándola. Para poder eliminarlos, y que nuestra piel respire adecuadamente, es necesaria una limpieza diaria con productos suaves y específicos para cada tipo de piel.

 OTRAS INCLEMENCIAS DEL TIEMPO: El frío, el viento y la humedad pueden también empeorar el estado de nuestra piel. Por ello, debemos hidratarla de forma conveniente con aceites naturales como el Aceite de Rosa Mosqueta de Andes Pharma, que son beneficiosos para la piel y la hidratan sin obstruir los poros.

 EL TABACO: El tabaco es otro gran enemigo de la piel, ya que su acción vasoconstrictora es la responsable de la disminución del flujo sanguíneo de la piel, lo que provoca la disminución de oxígeno y nutrientes que nuestra piel necesita. Además, la nicotina provoca una gran oxidación de las células de la piel. Para solucionar este problema, sólo tenemos que dejar de fumar.

 LA ALIMENTACIÓN: Una mala alimentación también provoca que aumenten los radicales libres y por tanto, que la circulación sea peor. La solución es sencilla: seguir una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, que aporten vitaminas y nutrientes a la piel. Además, debemos beber mucha agua para que la hidratación interior se refleje en nuestra piel.

Además de esto, nuestra piel lucirá más bonita y sana si seguimos una serie de consejos que puedes ver pinchando aquí.


 ¿El Aceite de Rosa Mosqueta puede darle más grasa a mi piel?

 Esta es una de las creencias más extendidas, pero NO ES REAL. El Aceite de Rosa Mosqueta es un "aceite seco", que es absorbido perfectamente por su piel sin dejar residuos aceitosos. En una piel normal se pueden aplicar 3-4 gotas sobre la piel pero si su tipo de piel es grasa sólo es necesario aplicar menos cantidad de aceite.

 

 Mi piel es extremadamente sensible y suelo tener muchas alergias, ¿puedo utilizar Aceite de Rosa Mosqueta de Andes Pharma?

 Por supuesto que puede usar nuestro aceite, pero es mejor que realice una pequeña prueba sólo para que esté seguro de que no le provoca reacción. Es realmente raro que alguien sea alérgico al aceite de rosa mosqueta natural, especialmente a nuestro aceite de Andes Pharma, ya que no contiene ningún ingrediente añadido y es 100% natural.

 

 ¿Puedo utilizar el Aceite de Rosa Mosqueta durante el embarazo?

 ¡Claro! Nuestro Aceite de Rosa Mosqueta de Andes Pharma es totalmente natural, sin ningún añadido.

 

 ¿Por qué no huele a rosas?

 Nuestro Aceite de Rosa Mosqueta es exprimido del escaramujo, el fruto de la Rosa Rubiginosa (nombre científico de la Rosa Mosqueta). No huele al típico perfume de las rosas porque éste se encuentra en los pétalos, que no son incluidos en la producción de nuestro aceite.

 

 ¿Se puede conservar el Aceite de Rosa Mosqueta en la nevera?

 Por supuesto que puede hacerlo. Es una buena idea guardarlo en la nevera cuando suben las temperaturas. Además, ¡el Aceite de Rosa Mosqueta se sentirá muy refrescante sobre la piel!

 

 ¿El Aceite de Rosa Mosqueta puede ser utilizado en niños?

 Sí, aunque le recomendamos que lo pruebe en una pequeña área para asegurarse de que su hijo no es alérgico.

 

 ¿Puedo aplicar el Aceite de Rosa Mosqueta varias veces al día?

 Si su piel necesita un extra de hidratación, puede aplicar el aceite unas dos o tres veces al día. Pero esto no significa que se vaya a acelerar el proceso de curación.

 

 ¿Cuánto tiempo de tratamiento necesitaré para ir viendo los resultados?

 Esta pregunta no tiene una fácil respuesta, ya que la cantidad de tiempo necesario para el tratamiento depende de varios factores: el problema de piel que se esté tratando, el nivel de gravedad del mismo, la constancia en el tratamiento... En el caso de la desaparición de arrugas, por ejemplo, puede comprobar los resultados tras un mes de uso continuo.


Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de cookies.

EU Cookie Directive Module Information