Su Pedido está actualmente vacío.
Rosa Mosqueta

Tags >> Aceite Rosa Mosqueta utilidades

Con la llegada de la primavera empezamos a querer lucir más nuestra piel. Esa piel que no hemos cuidado demasiado en invierno, cuando la cubríamos de capas y más capas de ropa. Ahora podemos comenzar a hacerlo utilizando productos naturales que serán mucho más beneficiosos para nuestra piel.

Crema hidratante natural: Manteca de Karité.

La manteca de Karité se extrae de la nuez del árbol del mismo nombre. El fruto del Karité tiene nutrientes y está lleno de aceites beneficiosos que dejan la piel suave y aterciopelada. La mateca de Karité es muy suave con la piel sensible y es tremendamente buena para las personas con la piel muy seca.

Los aceites que contiene ayudan a mejorar la elasticidad de la piel y también tienen propiedades antiinflamatorias y calmantes para casos de eczemas, psoriasis y quemaduras solares.

Rejuvenecimiento de la piel: Aceite de Rosa Mosqueta 100% puro.

El régimen de cuidado de la piel se completa con la utilización de Aceite de Rosa Mosqueta. El nuestro es 100% natural y entre sus propiedades está la de ayudar a la desaparición de cicatrices y estrías, la reducción de los signos de envejecimiento y la nutrición en profundidad de la piel. Contiene altos niveles de ácidos grasos esenciales que ayudan a mantener sana la piel y a la regeneración celular.

Exfoliante natural: Azúcar

La exfoliación es una parte muy importante del cuidado de nuestra piel. Una exfoliación semanal ayuda a prevenir la acumulación de células muertas de la piel y del exceso de grasa que puede provocar la obstrucción de los poros de la piel.

Puedes conseguir un exfoliante casero muy eficaz y muy barato con sólo mezclar azúcar con aceite de oliva. Esta pasta debes aplicarla sobre la piel y masajear suavemente con pequeños movimientos circulares. Otros ingredientes que puedes utilizar son las almendras molidas, el bicarbonato, la sal o la harina de avena.

Mascarilla: ingredientes naturales


Dos veces al mes aplica una mascarilla nutritiva en tu rostro. No tienes por qué emplear una mascarilla ya fabricada, sino que puedes hacerla tú misma con ingredientes naturales: plátano, aguacates, miel, avena, yogur... Mix it!

Las temperaturas tan frías de este invierno, unido al contraste con la calefacción de nuestros hogares y otros sitios cerrados como centros comerciales, hacen que nuestra piel sufra y se dañe durante el invierno. Ahora que ya casi estamos en primavera, ¡prepara tu piel para que luzca radiante y tersa en esta época del año!



Bebe agua.

La hidratación comienza por el interior por lo que si quieres que tu piel luzca sana y brillante, tendrás que beber agua. Durante el invierno se suele beber menos agua, debido a que tendemos a sudar menos y a que no pasamos calor. 

Pero no sólo puedes mantenerte hidratada bebiendo agua. Las frutas y verduras contienen de un 60 a un 95% de agua en su interior, por lo que es fácil mantenerse hidratado tomando estos alimentos. El melón, la naranja y la mandarina también aportan potasio a tu cuerpo, por lo que te ayudarán a equilibrar líquidos y minerales.

 

Evita los baños calientes.

Es cierto que cuando hace frío, lo que más apetece es darse una ducha caliente. Pero el vapor del baño puede hacer que tu piel se reseque más al perder sus aceites naturales. Si lo que quieres es evitar esto, no utilices agua demasiado caliente y aplica un poco de aceite natural para hidratar tu piel tras la ducha o el baño. Puedes utilizar Aceite de Rosa Mosqueta para ello, ya que te hidratará en profundidad.

 

¡Adiós a la química!

Hay demasiados productos cosméticos que contienen ingredientes sintéticos que irritan tu piel (aunque afirmen que son especialmente formulados para la piel sensible). Por ejemplo, si te lavas la cara y sientes la piel demasiado tirante, esto quiere decir que tu limpiador es demasiado intenso.

Lo más beneficioso es elegir alternativas naturales siempre que se pueda, porque realizan igual de bien su trabajo y son realmente cuidadosos con la piel. Por ejemplo, puedes hacer tu propio jabón de rosa mosqueta siguiendo los pasos que te proponemos en esta entrada: pincha aquí

Otro ejemplo, si quieres desmaquillarte puedes emplear aceite de oliva o aceite de almendras, ya que disuelven la suciedad y el maquillaje sin alterar la capa protectora natural de la piel.

 

No utilices productos derivados del petróleo.

Los aceites minerales derivados del petróleo y otros ingredientes como la vaselina pueden dar la sensación que están hidratando tu piel. ¡Pero pueden estar haciendo demasiado daño sin que te des cuenta!

Es cierto que son eficaces contra el bloqueo de la humedad, pero también inhiben la capacidad natural de la piel para respirar y eliminar toxinas. Además, estos aceites minerales como la parafina pueden bloquear los poros y dañar nuestra piel.

Utiliza aceites naturales como el Aceite de Rosa Mosqueta para tratar tu piel. Si tienes la piel grasa sólo tendrás que aplicar menos cantidad o mezclarlo con Aceite de Jojoba o Camelia, que ayudan a equilibrar la producción de grasa de la piel.

 

Hidrata tu piel.

Este último consejo es el más importante de todos ya que durante el invierno hay multitud de factores que resecan la piel en invierno: frío, viento, calefacción, humedad ambiental, etc. Por ello, hay que hacer todo lo posible por cuidar nuestra piel de cara a la primavera. 

Aplica crema hidratante tras cada ducha o lavado de manos y sobre todo, utiliza factor de protección solar cuando salgas a la calle aunque no vayas a la playa.


El Aceite de Rosa Mosqueta tiene grandes propiedades hidratantes y regenerativas en la piel, pero debemos tener ciertos cuidados a la hora de aplicárnoslo, ya que es un aceite fotosensible debido a su alto contenido en vitamina A (retinol) y como tal puede provocar manchas en la piel. En esta entrada vamos a explicar qué es un aceite fotosensible y cuáles son los que podemos encontrar con esta propiedad.

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, con  'fotosensible' nos referimos a algo que es sensible a la luz. Normalmente utilizamos este adjetivo para referirnos a aceites que reaccionan ante la luz solar.

Lo que provocan los aceites fotosensibles es la aparición de antiestéticas manchas oscurecidas en la piel. Aunque esto sólo ocurre si se aplica una gran cantidad de aceite durante las horas de más sol, es mejor prevenir y aplicar sólo este tipo de aceites en zonas a las que no le llegue el impacto solar o durante la noche.

En cambio, si mezclamos cualquiera cualquiera de los aceites fotosensibles con nuestra crema hidratante habitual, no tenemos que tener miedo de la aparición de posibles manchas ya que está en concentraciones más pequeñas.

Además del Aceite de Rosa Mosqueta existen otros aceites fotosensibles que podemos encontrar en el mercado y con los que tenemos que tener un poco más de cuidado:


La Rosa Mosqueta tiene multitud de propiedades si se usa de forma externa, como ya vimos en la entrada anterior (que puedes volver a leer aquí). Pero también es muy beneficiosa para nuestro organismo. Para ello, podemos ingerir el Aceite de Rosa Mosqueta en forma de cápsulas (más info aquí) o bien en forma de infusión, que es de los que vamos a tratar hoy.

Las infusiones de Rosa Mosqueta se elaboran con las cáscaras y la pulpa de los frutos  junto con las hojas de la planta. Además de infusiones simples, se puede utilizar mezclándola con Té Verde para obtener los beneficios de ambas infusiones.

El té de Rosa Mosqueta no tiene cafeína, por lo que es apta para el consumo de todo tipo de personas. Esta infusión se caracteriza sobre todo por tener un alto contenido en vitamina C (30 veces superior a la naranja, 20 veces más que el limón y 8 más que el kiwi) y en Betacarotenos naturales que ayudan al crecimiento y a la conservación de las células epiteliales de ojos, vías respiratorias, vías digestivas y piel.

Además, al tener altas propiedades antioxidantes, la infusión de Rosa Mosqueta es uno de los mejores complementos alimenticios naturales, para cuidarnos por dentro y mejorar nuestra salud.

Pero no sólo produce los anteriores beneficios, sino que tiene algunos más:

 Es un laxante ligero.

 Tiene propiedades diuréticas y es astringente.

 Es un estimulante del organismo, además de ser bastante buena para las personas con tendencias depresivas.

 Combate la debilidad, el cansancio y la fatiga.

 Combate los resfriados y los síntomas de gripe debido a su alto contenido en vitamina C.

 Es muy aconsejable para los fumadores, ya que estas personas tienden a perder con mucha facilidad la vitamina C de su organismo.

A la infusión de Rosa Mosqueta no se le conocen contraindicaciones, por lo que se aconseja la ingesta de dicha infusión un par de veces al día para mejorar el estado de nuestra salud.


El Aceite de Rosa Mosqueta es un verdadero milagro para la piel, ya que tiene una serie de propiedades que lo hacen realmente maravilloso a la hora de cuidarnos. 

Características del Aceite de Rosa Mosqueta

Entre sus características destacamos: 

 Alta propiedad hidratante, por lo que es muy beneficiosa para pieles secas o maduras.

 Alta propiedad regenerativa, ya que ayuda a la piel a regenerarse poco a poco. Esto provoca que sea muy utilizada en tratamientos cutáneos en los que la piel sufre en exceso.

 Contenido en Vitamina E, que actúa como antioxidante de la piel.

 Al ser completamente natural y sin aditivos (como lo es el de Andes Pharma), no provoca reacciones en las pieles más sensibles por lo que puede ser utilizado sin problemas.

Por todas estas características, el Aceite de Rosa Mosqueta está comenzando a ser muy utilizado en campos de la medicina como la dermatología, la medicina quirúgica o la medicina estética. Estos médicos especialistas utilizan y recomiendan que el Aceite de Rosa Mosqueta sea 100% natural y de primera presión en frío, como el que encuentras en Andes Pharma, para poder garantizar que los resultados sean realmente buenos. 

 

¿Para qué sirve el Aceite de Rosa Mosqueta?

A lo largo de las últimas semanas hemos ido tratando una serie de usos del Aceite de Rosa Mosqueta y ahora vamos a recopilarlos a continuación, junto con los enlaces a dichas entradas para ampliar información.

 Tratamiento de quemaduras. El Aceite de Rosa Mosqueta tiene una alta capacidad de hidratación en la zona a tratar, además de acelerar el ritmo de la regeneración celular, devolviendo la elasticidad y tersura de la zona afectada. [más info aquí]

 After sun natural. Derivado del uso anterior, sus propiedades hidratantes ayudan a calmar la piel quemada por el sol. [más info aquí]

 Tratamiento de estrías. El Aceite de Rosa Mosqueta, debido a sus propiedades altamente hidratantes y regeneradoras de la piel, hace que sea realmente efectivo en la atenuación y eliminación de las estrías. [más info aquí]

 Cuidado de la piel de las embarazadas. La piel de las embarazadas sufre unos procesos de estiramiento muy bruscos, por lo que es muy recomendable que utilicen Aceite de Rosa Mosqueta para evitar la aparición de estrías. [más info aquí]

 Atenuación de arrugas. El Aceite de Rosa Mosqueta es especialmente bueno para las personas que están empezando a tener las primeras arrugas debido a que ayuda a la piel a regenerarse más rápidamente. Además, también es beneficioso para aquellas personas que ya tienen arrugas puesto que las atenúa e hidrata en profundidad. [más info aquí]

 Atenuación de cicatrices. Las cicatrices pueden atenuarse mucho más rápidamente e incluso eliminarse con el uso continuado de Aceite de Rosa Mosqueta. [más info aquí]

 Tratamiento de Dermatitis Atópica. La hidratación es fundamental en esta enfermedad, ya que al mantener la piel hidratada, la capa córnea de la piel se encontrará en condiciones óptimas y mejorará la dolencia. [más info aquí]

 Tratamiento del Vitíligo. El Aceite de Rosa Mosqueta es uno de los tratamientos más efectivos contra la enfermedad del vitíligo. [más info aquí]

 Tratamiento de la Rosácea. La rosácea es una enfermedad cutánea que provoca picores y enrojecimiento de la piel. Por ello, el Aceite de Rosa Mosqueta 100% natural y de primera presión en frío es muy bueno para el cuidado de la piel de pacientes de rosácea. [más info aquí]

 Mejora el estado de los paciente de Psoriasis. El tratamiento con Aceite de Rosa Mosqueta ayuda a acelerar la normalización de la piel, gracias a las altas propiedades regenerativas e hidratantes que tiene el Aceite de Rosa Mosqueta. [más info aquí]

 Calma la piel tras la depilación y el afeitado.  El Aceite de Rosa Mosqueta aplicado tras el depilado o el afeitado, ayudará a que nuestra piel esté mucho más suave e hidratada, por lo que eliminaremos la irritación que nos hayamos podido causar. [más info aquí]

 Hidratación de las verrugas cutáneas. El Aceite de Rosa Mosqueta está muy indicado para tratar la piel tras la desaparición de las verrugas cutáneas. [más info aquí]


La rosácea es una enfermedad crónica de la piel. Los que la padecen sufren enrojecimiento, granos o espinillas, además de picores intensos. Normalmente, la zona de acción de la rosácea se limita a la zona de la cara, pero esto no es siempre así.

La rosácea es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona, de hecho en todo el mundo son más de 45 millones de personas las que la sufren. Afecta a personas de piel blanca, normalmente a personas con ascendencia europea nórdica. También son más propensas a sufrirla las mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia (es casi tres veces más común en mujeres que en hombres).

Normalmente, la rosácea suele empeorar cuando se producen alguno de estos factores externos: calor en exceso, ejercicio intenso, viento o temperaturas muy frías, estrés...


¿Cuáles son los síntomas de la rosácea?

 El principal síntoma de esta enfermedad cutánea es el enrojecimiento de la cara en la zona de las mejillas y el centro de la cara. 

 También pueden aparecer pequeñas líneas rojas y delgadas bajo la piel.

 Cuando la enfermedad se va desarrollando pueden aparecer pequeños granos rojizos, sensación de quemazón o ardor y picores intensos.


¿Cómo tratar la rosácea?

 Evita exfoliar la zona afectada o frotarla con demasiada fuerza. Las zonas con rosácea son zonas muy sensibles por lo que tendrás que tener cuidado a la hora de limpiarnos la piel. 

 Limpia tu piel con agua templada (recuerda que el calor intenso puede aumentar la enfermedad), empleando un limpiador suave y, tras el lavado, seca tu piel de forma delicada y sin frotar. 

 Si estás utilizando algún tratamiento médico para la rosácea, deja que la piel se asiente completamente tras la limpieza diaria. Espera 10 minutos y entonces podrás aplicar tu tratamiento. 

 Tras el tratamiento médico podrás utilizar un producto que haga efecto barrera entre tu piel y los agentes externos. Es recomendable que utilices un protector solar durante todos los días del año, para evitar que las radiaciones solares te perjudiquen. Busca además protectores solares que no contengan ingredientes químicos o que puedan irritar tu piel. 

 Cuida tu piel con Aceite de de Rosa Mosqueta puro de Andes Pharma, ya que es totalmente natural y sin ningún tipo de aditivo, por lo que no te provocará ninguna alergia o alteración cutánea. Además, cuidarás tu piel y la mantendrás hidratada en profundidad gracias a las propiedades altamente hidratantes y regenerantes del Aceite de Rosa Mosqueta. 

 Evita los productos de cuidado facial o cosméticos que no sean 100% naturales, porque pueden incluir ingredientes como el alcohol, el perfume, el mentol, el hammamelis o el sodium lauryl sulfate entre otros. Aunque puede ser un poco complicado encontrar productos que no los contengan, por suerte cada vez hay más personas concienciadas con la cosmética ecológica y bio.


La piel es la barrera que nos protege, pero diariamente la sometemos a duras pruebas como el frío, el viento, la humedad, las quemaduras del sol o la depilación/afeitado, por ejemplo. De hecho, estas últimas 'actividades' son de las más agresivas con nuestra piel, ya que al rasurar o depilar el vello, también debilitamos la capa superior de nuestra piel. Por ello, debemos cuidarla e hidratarla cuando terminemos dichos procesos.

El afeitado.


El afeitado es la práctica de cortar o eliminar el vello de cualquier parte del cuerpo utilizando una navaja o cualquier otro instrumento con filo, como por ejemplo las cuchillas. El afeitado lo practican tanto hombres como mujeres, en diferentes zonas del cuerpo.

El corte se hace a contrapelo (la cuchilla se mueve en el sentido contrario al crecimiento del vello) aunque puede variar según el resultado que se quiera conseguir:

 Estética: Se realiza un corte a favor del crecimiento del vello para que el corte no llegue a rasurar completamente.

 Sensibilidad: Debido a que ciertas personas tienen la piel muy sensible, el corte a contrapelo les daña mucho la piel y deben afeitarse a favor del crecimiento del vello.

 Costumbre: En algunos países no se rasuran a contrapelo por cuestiones culturales o de costumbre.


El afeitado puede tener algunos efectos secundarios como pequeños cortes y abrasión e irritación de la piel. Para evitar estos problemas, se debe utilizar una hoja nueva, hacer menos presión a la hora de afeitarnos y aplicar una buena hidratación tras el afeitado.

Si aplicamos Aceite de Rosa Mosqueta en nuestra piel justo después de habernos rasurado el vello, nuestra piel estará mucho más suave e hidratada, por lo que eliminaremos la irritación que nos hayamos podido causar. Además, al tener altas propiedades regenerantes, el Aceite de Rosa Mosqueta cuidará nuestra piel y regenerará aquellas zonas de la piel que hayan podido resultar dañadas.

Si utilizas Aceite de Rosa Mosqueta 100% puro y de primera presión en frío como el que tenemos en Andes Pharma, notarás los resultados mucho antes y con mayor eficacia que si utilizas otros aceites similares del mercado. Al tener una alta concentración de agentes regenerantes e hidratantes, tu piel se verá (y estará) más sana y cuidada.


La depilación.


Normalmente nos referimos al término 'depilación' cuando utilizamos la técnica de eliminar el vello desde la raíz para que no vuelva a crecer en algún tiempo (o definitivamente, según la técnica). El depilado puede ser muy doloroso, según las zonas a depilar y la sensibilidad de la persona que se depila. Además, cuando terminamos de depilarnos, normalmente tenemos la zona enrojecida e irritada, por lo que es muy recomendable aplicar Aceite de Rosa Mosqueta 100% puro y de primera presión en frío tras la depilación, para hidratar y calmar nuestra piel.

Existen diferentes técnicas de depilación, que varían según el método y el resultado obtenido:

 Afeitado (elimina el vello sin arrancarlo): Es un método fácil y rápido, pero poco prolongado. Además, puede causar irritación en la piel y algunos problemas como los vellos enquistados.

 Crema depilatoria (elimina el vello sin arrancarlo): La crema depilatoria elimina el vello superficial, por lo que los efectos no son muy duraderos. Es un método algo más lento que el afeitado pero tiene la ventaja que deja la piel más hidratada y suave.


 Depilación con cera (arranca el vello desde la raíz): Diferenciando entre cera fría, cera templada o cera caliente. Se puede aplicar mediante bandas, con espátula o con un aplicador. Normalmente es dolorosa, sobre todo en personas con piel sensible, pero tiene la ventaja de que el vello tarda en salir de 3 a 4 semanas.

 Depilación con maquinilla eléctrica (arranca el vello desde la raíz): Son máquinas pequeñas con una serie de pinzas que van arrancando el vello uno a uno y desde la raíz. También es bastante doloroso, según las zonas a depilar y el tipo de piel de la persona, pero también tiene la ventaja de que el vello tarda en salir unas 3/4 semanas.


 Depilación láser (elimina el vello definitivamente): La depilación láser elimina el vello de cualquier zona del cuerpo mediante una descarga de energía que destruye la raíz de cada vello. Aunque es cara y necesita de varias sesiones para llegar al resultado óptimo, tiene la gran ventaja de que el resultado obtenido es el definitivo. En este caso también queda la piel bastante irritada, por lo que también es conveniente aplicar Aceite de Rosa Mosqueta para calmar y regenerar nuestra piel.

 Depilación eléctrica o por electrólisis (elimina el vello definitivamente): Se introduce una aguja extremadamente fina bajo la piel para llegar al folículo del vello y aplicarle entonces una leve corriente eléctrica. Esta corriente eléctrica destruye directamente la raíz del vello. También necesita de varias sesiones para ser efectiva, es bastante cara y muy dolorosa, pero tiene la ventaja de que es definitivo su resultado. Al igual que con la depilación láser, en este caso también es recomendable aplicar Aceite de Rosa Mosqueta para reducir la irritación de la piel.


Las verrugas son pequeñas protuberancias benignas que afectan a las capas superiores de la piel y a algunas zonas mucosas del cuerpo. Están causadas por el Virus del Papiloma Humano (HPV). Dentro de las verrugas se distinguen tres tiposverrugas comunes, verrugas planas y verrugas genitales, siendo estas últimas las que más problemas suelen provocar en aquellos que las padecen.


Las verrugas, al ser provocadas por virus, se transmiten por contacto directo (tanto de persona a persona como de zona a zona de la misma persona). Para que se produzca el contacto, el virus necesita una puerta de acceso a través de pequeñas roturas de la piel o en la zona de las mucosas. Es totalmente falso el mito de que las verrugas se transmiten a través de la sangre, ya que el HPV no vive en la sangre.

Las verrugas suelen aparecer en zonas como las manos, las rodillas..., aunque también pueden aparecer en párpados, zona ocular u otras mucosas. Las verrugas plantares aparecen en las plantas de los pies de personas que suelen andar descalzas. 


Normalmente se curan solas, es decir, se van eliminando de nuestra piel a medida que pasa el tiempo. Según los estudios de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venearología), la mayoría de las verrugas desaparecen una vez han transcurrido entre seis meses y dos años. Aunque es cierto que desaparecen solas, algunas verrugas se eliminan mediante diferentes tratamientos debido a que aumentan de tamaño, producen dolor o resultan antiestéticas.

Para eliminarlas existen varios tratamientos médicos y quirúrgicos, pero también se puede utilizar Aceite de Rosa Mosqueta para tratar las verrugas y sobre todo, para cuidar la piel tras la desaparición de éstas. El Aceite de Rosa Mosqueta, al ser un gran reconstituyente de la piel, ayuda a la desaparición de las verrugas ya que regenera los tejidos. Además, puedes utilizar también Aceite de Rosa Mosqueta para hidratar la zona afectada tras la eliminación de las verrugas.


MODALIDADES DE TRATAMIENTO MÉDICO DE LAS VERRUGAS 

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO Curetaje o afeitado 
CRIOTERAPIA  Cloruro de etilo o Nitrógeno líquido
ELECTROCOAGULACIÓN  Asa diatérmica o radiofrecuencia. Puede dejar cicatrices
LÁSER  Muy efectivo 
RADIOTERAPIA Actualmente en desuso por la alta incidencia de efectos indeseables
FOTOQUIMIOTERAPIA Solución de 8-metoxipsoraleno al 0.15 %, seguidas de sesiones de rayos UVA.
QUERATOLÍTICOS Fundamentalmente ácido salicílico. Proteger la piel sana
TRETINOÍNA Tratamiento de elección para las verrugas planas 
OTROS  Formaldehido, bleomicina, 5-Fluorouracilo, cantaridinas, podofilino, mercurio amoniacado al 20%, glutaraldehido, inmunoterapia 
INTERFERON α2a, α2b y β En casos generalizados y resistentes
PSICOTERAPIA Especialmente útil en niños

¿Quién no tiene alguna cicatriz en alguna parte de su cuerpo? Probablemente nadie podrá decir que nos las tiene, ya que las cicatrices son el resultado de desgarros del tejido epitelial (la piel) y son muy comunes en todos los seres humanos. Las cicatrices pueden ocasionarse por pequeñas heridas o cortes, por quemaduras intensas, por causa del acné, por operaciones, por enfermedades como la varicela, etc.

Si las cicatrices provocadas por algunos de estos sucesos están en zonas poco visibles, no se les suele dar tanta importancia, pero cuando las tenemos en zonas del rostro, los brazos o las piernas, pueden provocar una bajada en la autoestima de la persona que las tiene.

La apariencia de las cicatrices puede variar según sea su causa, el tipo de piel de la persona, la ubicación de la cicatriz en el cuerpo, la edad de la persona, etc. Las cicatrices pueden ser planas, abultadas, hundidas, coloreadas, incluso pueden doler o provocar picores.

Antes de hablar de los posibles tratamientos para hacer desaparecer las cicatrices, deberemos explicar las diferentes fases o etapas por las que pasa dicho desgarro de la piel.

 Fase inflamatoria: Aumenta la vascularización de la zona, se produce la llegada de células inflamatorias y de plaquetas para formar el tapón y la costra superficial.

 Fase proliferativa: Se produce un acumulamiento de fibrina y colágeno iniciándose el proceso de regeneración de la herida. Estas mismas fibras van tensando los bordes de la herida al final de esta fase.

 Fase de remodelación: Puede iniciarse aproximadamente un mes después de la producción de la herida y puede prolongarse durante un año o incluso más tiempo. En esta fase se produce la reabsorción del colágeno, manteniendo sólo las fibras que se encuentran en relación a la línea de la herida.

Las cicatrices más superficiales suelen desaparecer con el paso del tiempo, pero si utilizamos Aceite de Rosa Mosqueta para tratarlas, desaparecerán con mucha más rapidez. De hecho, existen varios estudios médicos que demuestran esto:

Un equipo de investigadores aplicó Aceite de Rosa Mosqueta un grupo de 10 mujeres que se habían sometido a una mastectomía una vez se les retiraron los puntos. Las aplicaciones se hicieron 2 veces al día durante 3 meses. Se observó que las cicatrices eran menos aparentes, que no se habían producido engrosamientos cutáneos y que la elasticidad y el color de la piel habían mejorado.
Otra investigación estudió el efecto del Aceite de Rosa Mosqueta sobre las cicatrices y los defectos postquirúrgicos. Durante 2 años se utilizó este aceite puro en diversos procesos dermatológicos que precisaban epitelización o la mejora de las características de una cicatriz. Los resultados mostraron que este aceite es de gran ayuda en la epitelización y/o cicatrización, pero que su mayor interés radica en la mejora estética de las cicatrices hipertróficas o atróficas.
Fuente: www.andespharma.com/blog/estudios-cientificos-sobre-la-eficacia-del-aceite-de-rosa-mosqueta.html
En un estudio realizado por podólogos de la Universidad de Barcelona (consultar el estudio completo aquí), se observó que la aplicación de Aceite de Rosa Mosqueta aceleró el tiempo de cicatrización y además provocó una epitelización rápida y una cicatriz casi invisible.
Fuente: http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/26072/1/2008280109.pdf

El tratamiento con Aceite de Rosa Mosqueta sobre las cicatrices se puede comenzar a aplicar una vez que han transcurrido 24 horas. Si existe una herida abierta, debemos esperar un poco más. Para conseguir resultados óptimos debemos aplicar una o dos gotas de este aceite sobre la zona de la cicatriz, masajeando bien para que penetre en nuestra piel. Se recomienda aplicar dos veces al día, por la mañana y por la noche, aunque si es una zona a la que le puede dar el sol, deberemos taparla con una gasa ya que el Aceite de Rosa Mosqueta es fotosensible.


Las arrugas son la consecuencia del paso del tiempo en nuestra piel. Se forman debido a una disminución de colágeno en nuestra piel, aunque también pueden deberse a factores genéticos, a las expresiones faciales habituales, al deterioro provocado por el sol o a la exposición continuada de agentes externos como el viento. En el ámbito de la medicina, las arrugas se denominan 'Ritidosis'. Este término engloba tanto a la presencia de arrugas en la piel como a la pérdida de tersura de la misma. 

Normalmente, las arrugas se suelen presentar al principio en zonas focalizadas del rostro como la zona de los ojos (patas de gallo) y en la zona de la comisura de la boca. Después, progresivamente se va extendiendo a otras zonas de la cara.

Las arrugas sólo se pueden eliminar completamente con cirugía estética, pero es cierto que si seguimos una serie de consejos podremos retrasar la aparición de arrugas. Estos consejos fueron elaborados por la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética:

 Protege tu piel de la radiación ultravioleta (UV). Tomar demasiado el sol acelerará el proceso de envejecimiento de las células de la piel y hará que aparezcan antes  las arrugas. Si te gusta tomar el sol, utiliza siempre cremas con filtros solares específicas para el rostro.

 Evita las cabinas de broceado artificial. Si lo que quieres es tener un tono dorado durante todo el año, utiliza cremas de autobronceado o potenciadores de bronceado. Que no te dé miedo usarlas, cada vez tienen mejores formulaciones y ya no dejan ese efecto anaranjado tan artificial de las cremas de hace unos años.

 Deja el tabaco. El tabaco no sólo afecta a los pulmones y al corazón, sino que las toxinas de los cirgarrillos también afectan a las células de la piel. De hecho, hay varios estudios que demuestran que la piel de los fumadores se arruga antes.

 No a los cambios bruscos de peso. Las dietas rápidas (con efecto yo-yó) provocan que tu piel se estire y se encoja de forma muy drástica. 

 Nutre tu piel por dentro. No sólo necesitas tener la piel hidratada por fuera, ya que si no la mantienes hidratada por dentro, no lucirá sana. Bebe al menos dos litros de agua al día ya que, además de mantener hidratado el cuerpo, irás depurando las toxinas malignas.

 Come de forma equilibrada. Una dieta sana y variada es necesaria para mantener todo nuestro organismo en buena forma.

 Protege tus ojos. No olvides tus gafas graduadas (si las necesitas) ni tus gafas de sol, ya que así evitarás algunas expresiones faciales que pueden causar las temidas patas de gallo. La piel de la zona del contorno de ojos es muy delicada, por lo que es una de las primeras zonas en las que aparecen las arrugas.

 Evita dormir con la cara sobre la almohada. Es mejor dormir boca arriba para no despertarnos con líneas y marcas de las sábanas sobre nuestra piel. Con el paso del tiempo, esta puede ser una causa de la aparición de las arrugas.

 ¡Fuera estrés! El estrés es la causa de muchos problemas de la piel ya que cuando estamos en situaciones estresantes tendemos a arrugar el rostro, apretar las mandíbulas o fruncir el ceño. Si relajamos los músculos de la cara, prevendremos las arrugas.

 Utiliza una cosmética adecuada para tus necesidades. Sigue una rutina cosmética para que tu piel se mantenga sana y tersa. 

Además de todos estos consejos, utiliza Aceite de Rosa Mosqueta en tu rostro antes de irte a dormir, ya que es especialmente bueno para el tratamiento de arrugas debido a su gran capacidad regenerante de la piel. Su aplicación continuada ayuda al rejuvenecimiento de nuestra piel ya que regenera los tejidos y contribuye a la formación natural del colágeno (que aporta la elasticidad a nuestra piel).

El Aceite de Rosa Mosqueta también es muy bueno para las personas que ya tienen arrugas, ya que las atenúa y además hidrata en profundidad las pieles maduras.


<< Inicio < Prev 1 2 Próximo > Fin >>

Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de cookies.

EU Cookie Directive Module Information